jueves, 23 de junio de 2016

Irreflexión





Por fin he despertado. Estoy aquí, delante del espejo. Tengo ojeras, sueño y remordimientos. Después de un tiempo aletargado, me doy cuenta de lo que me falla, una cosa tan importante que no sirve para nada. Me falla el trabajo, esa acción rutinaria por la cual suelen pagar un dinero a fin de mes. Me falta un trabajo estable, eso es. Teniendo uno podría llevar una vida espectacular  y no sentir que la balsa en la que viajo se mueve.
    ¿Será cierto eso?
     Estoy aquí, delante del espejo, y puedo verlo: sentado en mi hombro derecho hay un demonio verdoso con una cerveza en una mano y una porción de pizza en la otra. Me dice que en realidad no me falla nada, y que la estabilidad no existe como tal. ¡Maldita sea!, pienso. Entonces aparece un angelito de color marrón,  se sienta en mi hombro izquierdo y eructa, lleva un café en una mano y un cigarro en la otra. Me dice que soy un fallo del sistema y que debo resetearme para continuar.
    ¿A quién hacer caso?
    Me siento en la taza del váter con los pantalones bajados. No quiero seguir mirándome en el espejo, no quiero escuchar  al ángel color excrementos y al demonio verde cerveza. Soy lo que soy, no me define una marca de relojes.









2 comentarios:

  1. no hay peor inestabilidad que cuando se quiere estar estable

    ResponderEliminar
  2. Maldita lucha, pelea interior...

    Besos.

    ResponderEliminar