Bienvenidos

J. Daniel Aragonés Cuesta

martes, 4 de abril de 2017

Congelación...



No tengo palabras, 
solo me queda sudor, 
lágrimas y ganas 
de quitarme la vida. 

Intento correr
dentro de la maldita 
rueda de hámster. 
Pero no consigo 
marcar la diferencia. 

Sonrío hasta sangrar, 
me desangro para vivir 
y mantengo la boca 
cerrada y las manos 
alejadas del desastre. 

No tengo palabras, 
tan solo malas caras, 
gritos desesperados 
y un puñado de monedas.



1 comentario:

  1. En realidad, qué es tener algo?, si al final todo se escapa de las manos y solo se puede sujetar por momentos.

    A veces la vida se clava a su antojo y es siempre lo mismo, como la pescadilla qué se muerde la cola, sin cesar.

    Un beso, Dany.

    Yayone.

    ResponderEliminar