Bienvenidos

J. Daniel Aragonés Cuesta

miércoles, 23 de marzo de 2016

Sangre tóxica


















Hoy por hoy cualquier opinión es buena;
cualquier muerte es válida;
cualquier tipejo tiene voz, voto y votantes.
No importa nada, nada vale nada,
la sociedad sucumbe, expira,
se ahoga en la cumbre de las nauseas
mientras los informadores vomitan.

El coto de la idiotez humana abre sus
puertas de par en par, sin concesiones.
La llegada masiva de esperpénticos
captadores de poder está al caer.

Enfrentados a la insuficiencia intelectual,
faltos de coraje y sedientos de sangre,
recurren al falso poder de la dinamita.
Cargan el revólver con una solitaria bala
y nos apuntan con disimulo a la cabeza.
 

5 comentarios:

  1. aaaahhh, el placer de una buena bala en la cabeza y la feliidad que da la ignorancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces sería mejor no enterarse de nada, ser una persona del montón y a la mierda. Pero nada, seguiremos siendo unos locos...

      Eliminar
  2. Somos carne de cañón. Unos por tontos y otros por listos. No se salva nadie, creeme.
    Un saludo, mi estimado.

    ResponderEliminar
  3. Es como cortarse las venas con un serrucho. Estoy seguro de que algunos se tomarán este poema como un gran desahogo. En mi caso, veo el doble filo de la moral, atacas a unos y a otros.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Estamos bien jodidos, en efecto. Un abrazo

    ResponderEliminar