Bienvenidos

J. Daniel Aragonés Cuesta

lunes, 19 de mayo de 2014

Irrealidades: Los cuervos se balancean sobre el fino cable…



   
    El sonido de la madera, el crujir de las ramas, el mascullar del viento y los gritos de las viejas brujas.
    Una nube de dimensiones descomunales invade el cielo.

    Dos rayos impactan contra el poste central de la estación. El vagón restaurante tiembla; los cuervos se balancean sobre el fino cable. El suelo oscila.

    La electricidad recorre mi ajado cuerpo y reactiva las neuronas muertas.
   
    Rancias presencias sobrevuelan el terrorífico atentado natural.  Los cuervos claman por la horca imaginaria.

    El silencio se come la realidad; el cable transporta miles de voltios intensos. Azul eléctrico, rayo de la venganza; existe vida en la cloaca.

    No entiendo las razones, pero no pasa nada. Evolución divergente.
   
    La estación está vacía, sin embargo, no sé de qué me extraño. La realidad no es más que un sueño, un mal sueño, una pesadilla vírica.

    Los cuervos son grandes, de ojos negros y brillantes. Hay cientos de ellos, todos vigilantes y lúgubres. Su plumaje brilla, y la sombra convierte sus picos en guadañas. Se mecen de forma lasciva. 
   
    Estoy sentado frente al tren, parezco el habitante fantasma de un andén muerto. No hay nadie, la desesperanza reina. El polvo viaja a través del viento, que parece gemir. Ellos se acunan, estoy en su punto de mira. Siento el desdén de sus impulsos. 








2 comentarios:

  1. Y luego en blogs de mierda te encuentras mazo de cometarios. He visto que has borrado muchas entradas, lo has modernizado un poco.
    Sigue, tronco. Me dejas loco con lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene, amig@. He decidido hacer una limpia profunda, sin miramientos.
      Los comentarios ayudan mucho, pero tienen que ser auténticos.
      Te agradezco el interés, un abrazo.

      Eliminar