Bienvenidos

J. Daniel Aragonés Cuesta

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Un pedacito de "Basura no compartida".



El cigarrillo humeaba frente a la inmensidad de la noche. Yo, por el contrario, estaba perdido en el interior de una borrachera que tocaba a su fin, tumbado en las escaleras exteriores de aquel hotel de mala muerte. La visión era dantesca: una piscina vacía –utilizada de vertedero– , un patio descompuesto y una fachada desconchada, a la cual, le fallaban los neones de la vocales –se leía  H T L, en rojo burdel–. La calle en la que estaba ubicado, formaba parte de una zona de prostitución y venta de drogas, situada en los barrios bajos de la gran ciudad –un Madrid roto por la crisis y la deshumanización–. En mi antigua vida jamás hubiese pasado por allí, sin embargo, en aquéllos días era mi casa. Una jodida, maloliente y  mal configurada habitación de hotel barriobajero era mi agrio hogar caducado; suerte la mía. Tan solo necesitaba un portátil, tiempo y ciento cincuenta euros al mes, que era el ínfimo precio que tenía que pagar por la putrefacta habitación.  Mendigaba con textos y poemas que me compraban por la calle y en los mercadillos callejeros, aunque de vez en cuando tenía que hacer algún trabajillo para Willy. Intentaba publicar de un modo sumergido, pero,  ¿Quién puede comer migajas?; al margen quedaron mis días de novelista exitoso, y tras la cortina de vacío, quedó mi empleo de cronista en el periódico de cuyo nombre no quiero acordarme. Mi vida se transformó hasta cambiar el significado de los términos, lo que antes era “fama”, dinero y gloria, se había convertido en una simple vida que flotaba entre la basura y la risa fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario