miércoles, 7 de enero de 2015

Testimonio del bosque:



Me llamo Peluchín, y soy un oso pardo de cuatrocientos kilos de peso, ahí es nada, chavales y chavalas. Tengo unas garras increíbles, eficaces y fatales. Soy una bestia salvaje. Sí, en efecto, soy un arma mortal. Pero, ¿me veis por ahí matando a montañeros o comiendo bebés humanos o masacrando grupos de ciclistas o partiendo por la mitad a esquiadores despistados? No, ¿verdad? ¿Sabéis por qué? Porque no soy un jodido psicópata (solo a veces, la época de apareamiento es muy mala). No pertenezco a la familia de osos que ayudaron a Eliseo (asesinos a sueldo bíblicos). Vivo mi vida. No soy un oso estadounidense de esos que va rebuscando en los contenedores de los pueblos, o robando la comida de los campistas. Vivo mi vida sin joder a  nadie, y reciclo, que lo sepáis (ja, ja, ja). Lo de reciclar es una forma de hablar, la basura que genero es orgánica.


Pues eso: si me veis en la oscuridad del bosque, no corráis… (ja, ja, ja… mejor corred).

2 comentarios:

  1. "No soy un oso estadounidense de esos que va rebuscando en los contenedores de los pueblos, o robando la comida de los campistas. Vivo mi vida sin joder nadie"

    pero fíjate que parecidos que somos Peluchín!

    Abrazo Dany

    ResponderEliminar