miércoles, 15 de mayo de 2013

"Ensayos irreverentes V"




Las máquinas, el mundo y el arrendado  cráter ionizado…
Conceptos vitales, ruinas especulativas
y
ripio

Por el Dr. Irreverente




-Inciso número seis-      
   
    Despierto con el inconfundible sonido estridente del asqueroso y arrogante despertador. Pese a la dureza de la frecuencia avisadora me repongo y enciendo la luz de la mesilla, una lámpara rollo japonés. Primero el pie izquierdo, igual que todos los días, y después el derecho. La sangre empieza a circular, y ciertos glóbulos transportan el odio que siento por todo mi cuerpo. Odio el mundo.  
   
    Dramatización: “El pijama está totalmente sudado, ¡MIERDA!; estoy empalmado, ¡MIERDA!; necesito cepillarme los dientes y darme una ducha, ¡MIERDA!; pero, ¿por qué demonios tengo que ir a trabajar si quiero escribir?; soy el doctor, soy el doctor; ¡AH! ¡MIERDA!, ¡Qué os jodan! ¡Qué te jodan!”.
   
    No hay nada que temer, la noche aúlla y los gatos gritan y lucen inflados rabos. El celo nocturno de las hembras chillonas y esbeltas es el dueño de los callejones. Ellas mandan.  
   
    Pensamiento espontáneo: el camino que conduce a la parada del autobús favorece a mi locura y realza mis ojos. Es perfecto.
   
    El autobús es un ecosistema por sí mismo. Todos los días las mismas caras y alguna nueva. A veces siento el miedo de los demás, temen el futuro, el progreso. Cuando suena mi despertador viene a mi mente el miedo ajeno y siento asco y pena. Lo siento, no era mi intención ofender.
    He pensado muy seriamente dejar de escribir esta bazofia; aunque lo he leído mil veces y me gusta, son mis verdaderos pensamientos divergentes diarios. La conspiración absurda nos persigue a todos.
Fuck you!!

4 comentarios:

  1. Pues el día que dejes de escribirlos te pueden dar por el culo, literariamente hablando jajajajaja. B.M.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, es mucho más que un placer. Abrazos.

      Eliminar